196. 3 dosis de realidad para construir un mejor físico

El lema de esta academia es verte mejor, sentirte mejor y rendir mejor y especialmente cuando buscas verte mejor, hay que ser bastante cauto y hay que saber a lo que se va, porque si no, te puede pasar como con el dicho popular que vas a por lana y acabas trasquilado.

Así que hoy vamos a ver 3 cosas que sí o sí debes tener en cuenta si decides embarcarte en este viaje para verte mejor, sentirte mejor y rendir mejor.

1 No hay nada que pueda compensar una mala alimentación

Esto está bastante claro y a pesar de que hay gente que le gusta ponderar en importancia, hacer eso es totalmente absurdo.

Siempre escucho eso de que la alimentación es el 85%, otras veces dicen que es el 75% otras veces el 90%.

Todas son falsas.

Realmente, aunque no haya nada que pueda compensar una alimentación inconsistente, la realidad es que tampoco se puede compensar la falta de entrenamiento o la falta de recuperación.

Por eso es un triángulo equilátero perfectamente equilibrado y cada una de estas variables pondera un 33,33%

Y el problema es que mucha gente no entiende esto porque piensa de forma individual en lugar de hacerlo de forma global.

Hay algunos que piensan:

-Bueno, como hoy ya he ido al gimnasio, puedo comerme este pastelito.

Mientras que hay otros que piensan:

-El ejercicio está sobrevalorado, con una buena dieta ya lo tienes todo hecho.

Y por supuesto nadie piensa en la importancia que tiene descansar porque a nivel mediático nadie habla de ello.

Al fin y al cabo, dormir es gratis y nadie saca beneficio recomendándolo. Es mucho más rentable económicamente recomendar zumos detox, dietas paleo o planes de entrenamiento.

Pero lo cierto es que jamás se puede compensar una mala alimentación como tampoco se puede compensar la falta de entrenamiento o la falta de descanso.

Si quieres subirte a este tren, más te vale que lo tengas en cuenta.

2 Si siempre haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has obtenido

Por esa razón, si entrenas en el gimnasio no puedes pretender levantar siempre la misma cantidad de peso que cuando empezaste.

Si hoy levantas el mismo peso que el primer día que pisaste un gimnasio, estás haciendo las cosas rematadamente mal.

Esto tampoco significa que puedas ir levantando más y más peso en cada entrenamiento para siempre.

De ser así, cada día tendríamos nuevos records mundiales en powerlifting o en halterofilia.

Pero al principio, cuando empiezas a entrenar sí que tiene que ser así, más que nada porque cuando empiezas a entrenar empiezas de 0. Es decir, menos fuerza de la que tienes el primer día de entrenamiento ya es imposible que tengas, por lo cual solo puedes ir hacia arriba y en cuanto empiezas pues progresas rápido.

Luego la cosa se estanca, pero lo que está claro, es que aunque llegue un momento en el que no puedas mover más peso de forma continuada, eso no significa que no puedas progresar. Cada entrenamiento sí que tienes que ir un poco más lejos, cada programa de entrenamiento tiene que ofrecerte más resistencia, más intensidad.

Y ojo, que la intensidad no es algo que te la de el programa a ti, sino es algo que tú le das al programa. Yo puedo darle el entrenamiento alemán de 10×10 en sentadilla a 2 personas, y una persona volver reventada como es normal si lo haces bien, porque es un entrenamiento muy loco, y otra persona venir como si nada y pidiendo más ejercicios porque no ha sabido (o no ha querido) poner intensidad.

Así que dejando esto claro que la intensidad es algo que no pone el programa sino que pones tú, el programa si que tiene que ir adecuándose a tu capacidad de trabajo. Por eso en la academia los programas de entrenamiento siguen un orden. Primero el 1, el 2 , el 3…

Y por eso también en los programas de entrenamiento yo soy partidario de mezclar diferentes modalidades o finalidades, y entrenar más explosivo durante un periodo, más pesado durante otro periodo, con más congestión durante otro periodo y todo ello siguiendo tu propia evolución.

Pero lo que está claro es que si siempre entrenas igual, con los mismos pesos, mismas repeticiones, mismo volumen y mismo todo, te quedarás igual.

3 Evita las comparaciones

Compararte con los demás solo te va a hacer más infeliz porque tu situación personal y sobre todo tu genética, es solamente tuya, por lo que nunca podrás tener una comparación justa.

Por eso siempre digo que esto tiene que ser algo que disfrutes hacer, nadie de los que estáis leyendo esto o al menos un 99,9% no sois profesionales de esto, no necesitáis marcar abdominales para nada, no necesitáis una piel lisa y fina y pegada, no necesitáis nada de esto, no necesitáis estar miserables por bajar a un 10% de grasa corporal.

Eso para mi no es disfrutar, porque este es un viaje que puede ser muy gratificante o te puede hacer muy miserable y tener en cuenta estas 3 dosis de realidad creo que te hará mucho bien para entender lo que realmente se requiere, porque como se suele decir, si no eres feliz durante el viaje, no puedes pretender ser feliz cuando llegues al destino.

2 comentarios en “196. 3 dosis de realidad para construir un mejor físico”

  1. Yo no soy profesional en el mundo del ejercicio, quiero aprender y más por mi condición de diabética e hipertensa, tengo que bajar de peso, se que a mis 49 años se requiere un entrenamiento diferente, me gusta el ejercicio pero necesito de una persona capacitada que me enseñe.

    Responder

Deja un comentario

¡Enfréntate a un reto!

Más del 80% de los participantes suspenden este test ¿Y tú?

Escribe aquí la dirección de email donde quieres que te envíe el test para que lo puedas completar y compruebes lo que realmente sabes de fitness

You have Successfully Subscribed!

Prueba GRATIS la academia

Dime a qué dirección de email quieres que te mande el acceso

You have Successfully Subscribed!

Prueba GRATIS la academia

Dime a qué dirección de email quieres que te mande el acceso

You have Successfully Subscribed!